Dr. José Manuel González Campa

 
 01       Familias paradigmáticas 01                                                                       57 min.
 02       Familias paradigmáticas 02                                                                       71 min.
 03       Familias paradigmáticas 03                                                                       78 min.
 04       Familias paradigmáticas 04                                                                       70 min.
 05       Familias paradigmáticas 05                                                                       73 min.
 06       Familias paradigmáticas 06                                                                       72 min.
 07       Familias paradigmáticas 07                                                                       74 min.
 08       Familias paradigmáticas 08                                                                       83 min.

  Nº        TÍTULO                                                                                                                 DURACIÓN             AUDIO

Estudios sobre “Familias paradigmáticas”


Las denominadas, por mí, Familias Paradigmáticas, lo constituyen una serie de familias que vienen descritas y explicitadas en las páginas del Antiguo y del Nuevo Testamento. La Revelación de Dios, en el libro del Génesis, y en su capítulo primero, nos habla del Sumo Hacedor que se presenta como el creador del Cosmos y de todo su contenido. Contenido formado por innumerables conjuntos de Galaxias. Entre las mismas se encuentra, la nuestra, la llamada “Vía Láctea”, formada por cientos de millones de estrellas, soles, planetas, etc.”. Entre los planetas destaca el planeta tierra, donde sabemos que nació la vida como expresión más suprema y elaborada de todo lo creado. Dios (en hebreo Elohim = uno en el que hay varios –sustantivo plural–) se proyecta en la dimensión cósmica mediante la creación de la misma, según encontramos en el capítulo primero de la carta a los Romanos: “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen más claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa” (Romanos 1:19-20). La creación cósmica, se polariza en un pequeño planeta, donde Dios crea al ser humano: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre (Martín Lutero, traduce –hombres–) a nuestra imagen (en el griego –celen– copia y en hebreo –sombra–), conforme a nuestra semejanza (apariencia, similitud); y señoree (heb. -tengan ellos dominio–) en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó” Génesis 1:26-27.

En esta serie de estudios sobre la familia se abordan los temas de la Igualdad entre el varón y la mujer en todos los ámbitos de la vida. Es decir, aparece manifestada la realidad de la bisexualidad humana, tanto en el varón como en la mujer. Iguales en deberes y derechos. El estudio detallado y exhaustivo que se realiza desde el punto de vista exegético y la interpretación hermenéutica, que del mismo se desprende, rompe con tantos tabúes y malentendidos que han surgido en la historia del devenir humano. Quién esto escribe entiende a Dios como una Persona Colectiva y tiene una dimensión masculina (el varón) y una dimensión femenina (la mujer). El hombre (varón-mujer) son la Sombra de Dios en el Mundo. La Salvación supone la realización de El Plan Económico de Dios. Este plan salvífico de Dios, supone el conjunto de recursos que Dios dinamiza para llevar a cabo su acto Soteriológico (salvífico) para la redención y reconciliación de todas las cosas con Él. El acto Soteriológico de Cristo tiene una dimensión cósmica. La promesa de esta Salvación se le hace a un hombre que vivía en Mesopotamia, en una ciudad llamada Ur de los Caldeos según consta en el capítulo 12 del libro de Génesis: “Pero Jehová había dicho a Abraham: Vete de tu tierra (vete de tu patria, según G. von Rad) y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”. Del matrimonio de Abraham y Sara nacerían los árabes y los israelitas. Hecho de la mayor trascendencia y que marcaria el devenir histórico de la humanidad hasta nuestros días. En la familia de Abraham y Sara encontramos elementos esenciales y extraordinarios para comprender la Historia. Hay otras familias que nos muestran cómo debe de ser el comportamiento de los padres con los hijos, teniendo en cuenta que la acepción de personas con los hijos altera la homeostasis psico-emocional de la familia de manera muy grave. Esto queda claro en la familia de Isaac y Rebeca. Estudiando las familias de la Biblia nos encontramos con todos los elementos noéticos (pensamientos) y psicoemocionales (sentimientos) que se deben aplicar para el desarrollo realizador de los seres que las componen. Aprendemos cosas extraordinarias en la familia de Sansón, en la de los padres de Juan el Bautista y de manera especial en la familia paradigmática por excelencia, en José y María, los padres de Jesús de Nazaret. En estas familias paradigmáticas, que presentamos en esta serie de estudios, encontramos enseñanzas que corresponden a descubrimientos científicos del siglo XIX y XX, a pesar que lo que se aprende del estudio de estas familias fuera escrito hace miles de años.

 

Clasificación: Sociología.

Origen: Comunidad Cristiana de Oviedo.

Fecha: 2016

Formato: mp3

FICHA